deshidratacion en verano

Dentro de unas semanas comenzará oficialmente el verano, aunque poco a poco lo vamos notando ya en el tiempo y en la fuerza del sol. Como todos los años, se deben extremar las precauciones en esta época del año para evitar la deshidratación. Recuerda que las altas temperaturas, exponerse al sol de forma excesiva, hacer deporte –sobre todo a las horas de más calor- o bebes poco a nada de agua puede llevarnos a la deshidratación. Esto significa que nuestro organismo no tiene la cantidad de líquidos necesarios lo que puede ser muy peligroso para la salud.

En verano es esencial beber agua de forma regular, debemos beber al menos un litro y medio de agua a lo largo del día. No esperes a sentir sed ya que es el primer síntoma de deshidratación. Bebe líquidos a lo largo del día. Así evitarás los síntomas de la deshidratación leve o moderada tales como boca seca o pegajosa, sensación de sed, dolo de cabeza, calambres musculares, reducción de reflejos, pérdida de concentración, reacción más lente… Estos síntomas se solucionarán bebiendo agua y bebidas isotónicas.

Todos debemos hidratarnos bien en verano, pero sobre todo los niños y los ancianos ya que son los grupos más susceptibles a sufrir deshidratación en verano. Debemos recordarles que deben beber líquido a lo largo del día, aunque no tengan sensación de sed.   

Desde Farmacia El Sol de Goya os vamos a dar unos consejos para mantenernos hidratados durante el verano.

Pautas para evitar la deshidratación

pautas deshidratacion verano- Beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día repartidos a lo largo del mismo.

- El agua es fundamental, aunque también se puede combinar con otros líquidos como con bebidas isotónicas –sobre todo los deportistas-, zumos naturales, limonada, tés o infusiones, entre otros.

- Evita la calle entre las 12 y las 17 de la tarde ya que son las horas de más calor. En caso de tener que estar en la calle, busca lugares frescos y sombras. Además, lleva siempre contigo una botella de agua fresquita. Tampoco hagas ejercicio a las horas centrales, es muy peligro para la salud.

- Cuando realices deporte, recuerda beber agua antes, durante y después del ejercicio. También podrás beber una bebida isotónica para recuperarte mejor.

- Añade a tu dieta alimentos ricos en líquidos como frutas, verduras u hortalizas. Por ejemplo, la sandía, el melón, los tomates, el coco, las espinacas o la lechuga son alimentos con un alto contenido en agua.

Recuerda la importancia de mantenerse bien hidratado, sobre todo en verano. Asimismo, presta atención a los niños y a los ancianos para evitar que se deshidraten. Si tienes más preguntas sobre la deshidratación, no lo dudes y consúltanos. Estaremos encantados de atenderte.